El Duelo

¿Qué es?

Tras el fallecimiento de algún familiar querido, en el caso de abortos o cualquier tipo de pérdida que consideremos como algo importante en nuestra vida, nos encontramos en un proceso de duelo que se puede dividir en 9 fases:

• La negación. No, no puede ser, ¡no lo creo!

• El regateo. ¿Por qué él y no otro?, me hubiese gustado morir en su lugar.

• La cólera.

• La tristeza o fase depresiva.

• La explicación. Se buscan causas para admitir esta desaparición.

• La comprensión.

• La integración de la explicación y la comprensión en nuestro interior.

• La aceptación, el perdón, la liberación. Se admite el fallecimiento.

• Reenfoque. Por fin puedo estar en el presente, tomar mi distancia respecto a este episodio, la vida puede continuar y yo puedo reenfocar mi visión hacia mí y hacia las personas que se encuentran conmigo aquí y ahora.

El tiempo que puede durar este proceso de duelo puede ser entre 6 y 18 meses, aunque dependerá de cada persona. De la misma manera, el tiempo en el que estemos en cada fase dependerá de cada uno. Si dura más de 18 meses, se puede decir que hay un duelo bloqueado en alguna de estas 9 fases.

Es importante cumplir con todas las fases del proceso de duelo, ya que si se encuentra bloqueado, nos encontraremos en un drama familiar no resuelto y esta información se le puede pasar a las siguientes generaciones como memoria transgeneracional.

En cierta manera es como resucitar al muerto a través de un nuevo nacimiento y este nuevo nacimiento va a traer esa memoria transgeneracional del familiar fallecido. Cuando un hijo trae una memoria de este tipo por un duelo bloqueado en la historia familiar, se le denomina “El Síndrome del Yacente” o hijo de reemplazo. El Dr. Salomón Sellam tiene un libro desarrollando este síndrome y es bastante completo e interesante para leer.

Este proceso de duelo se puede completar y llevar a cabo a través de la hipnosis ericksoniana. El proceso de duelo en hipnosis nos permite liberar un duelo bloqueado y el drama familiar.

A través del estado de hipnosis abrimos un espacio en el que se pone en contacto con la persona fallecida y en ese espacio se abre un abanico de posibilidades, donde la persona puede hacer o decir todo aquello que no dijo o no hizo en su momento. Se crea un espacio de despedida con ese ser desde la comprensión y recibiendo la información necesaria para la persona.

Más allá de cortar el vínculo con ese familiar (persona o situación) o cortar con esos programas, vamos a comprender de una forma neutra a través de las posiciones perceptivas, el origen del conflicto, para darle una solución coherente neutra y efectiva, que brinde la paz que la persona demanda.

Al liberarse toda aquella tensión generada por una falta de comprensión de un conflicto que opera a nivel inconsciente, la persona puede experimentar un cambio de percepción muy importante en su vida y en su entorno.

Una vez resuelto el conflicto al hacer el duelo, se operan los cambios a nivel inconsciente en la persona y en su clan, al que se sigue conectado, mejorando la aceptación hacia la familia y hacia sí mismo.


Adaptación del tema y diseño gráfico: © 2013-2014 davidlaradesign
Tema Enterprise para Wordpress | © 2012 Monev Software LLC / joomlaxtc.com | Todos los derechos reservados.